Bautismo en la catedral: hija de dos lesbianas

Bautismoumma6_0

Ayer por la tarde, viendo las noticias, pude observar que en Córdoba (Arg.) se realizaba un bautismo en plena catedral.

–          ¡Qué bueno! Aún la gente bautiza a sus hijos –me dije.

La niña, decían los medios, se llamaba “Umma”, así como lo leen.

–          ¡Hubiese sido mejor ponerle un nombre cristiano! –pensé; pero en fin. Al menos la bautizaban.

Había muchas cámaras y todo estaba repleto de periodistas: ¿A qué tanta bulla? Seguí mirando y, con tono solemne, un periodista sentenció.

–          ¡La presidente será la madrina!

Pero la mandataria no estaba; en su lugar había una mujer vestida de militar: “la edecán”, le decían.

–          ¿Entonces? Si no está la presidente, ¿a qué tanto alboroto?

No entendí mucho, apagué el aparato y me fui a caminar un rato, recordando esa genial frase del cómico norteamericano Groucho Marx cuando decía: “Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro”.

Caminé un rato y, al llegar a un parque me dispuse leer un hermoso libro sobre Chesterton. Lo abrí con tranquilidad y, al intentar leer un diálogo me lo impidió: detrás de mí, en un banco cercano, había dos jovencitas que discutían acaloradamente de este modo:

–          ¡Es que no es una niña común…, querida! –decía una.

–          ¿Ah no? ¿qué tiene? –respondió la otra un tanto enojada.

–          Es que…, no tiene papá…

–          ¿Y? Muchos bebés perdieron a sus padres antes de haber dado a luz la madre.

–          No…, su papá vive, pero no con ella…

–          No entiendo. ¿Están separados?

–          No; ¿no entiendes nada? Es que tiene dos “mamás”.

–          ¿Dos mamás? Ahhh; hubiésemos empezado por ahí…

–          Sí, pero no te pongas a discriminar, ¿eh? Mira que tú tienes una tendencia medio “fachista”.

–          ¡No me discrimines a mí! ¿Así que lesbianas?

–          Sí, lesbianas católicas…

–          ¿Católicas apostólicas lesbianas, entonces? –dijo una irónicamente.

–          ¡No, mujer! ¡Son católicas como cualquier católico!

–          Ah… pero…

–          Sí, pero ellas dicen que son católicas “no practicantes”.

–          ¿Entonces para qué la bautizan a la nena?

–          ¡Porque tienen derechos como cualquier otro! Y la Iglesia las dejó. ¿No lo viste recién en la tele?

Allí comencé a entender que se trataba del caso que yo había dejado en suspenso.

–          ¿Y? –continuó diciendo la otra. La Iglesia las dejó, porque aunque la homosexualidad sea un pecado, los hijos no tienen la culpa de las macanas de los padres. Si fuera así, no se podría bautizar a nadie…

–          Bueno, eso de “pecado” es otra de tus concepciones machistas.

–          ¡Pero yo soy mujer!

–          Pero sos una machista y retrógrada. Te aseguro que estas dos podrían ser mucho “más católicas” que muchos de los que van todos los domingos a misa.

–          ¡Obvio que sí! Eso no te lo niego, pero no le dan buen ejemplo a la nena. ¿Cómo la van a educar? No sé, no es normal, no es “natural”…

Apenas terminaron de decir esto, una se dio vuelta y me vio. No nos conocíamos. Al ver a un cura de sotana, se asustaron un poco. Para romper el hielo les dije, como hago siempre:

–          Tranquilas; no soy de la inquisición.

Charlamos un rato sobre el tema y me preguntaron qué opinaba. Como no conocían el blog, les dije que aprovecharía para contestar por escrito. Y acá va.

1)      ¿Qué dice la Iglesia respecto de la homosexualidad?[1]

Veamos.

a) Sagrada Escritura:

Numerosos son los textos. Basta algunos:
-Lev 18,22: «No te acostarás con varón como con mujer; es abominación».
-Lev 20,13: «Si alguien se acuesta con varón, como se hace con mujer, ambos han cometido abominación: morirán sin remedio; su sangre caerá sobre ellos».
-Rom 1,27: «Igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío».
-1 Cor 6,9-10: «¡No os engañéis! Ni los impuros… ni los afeminados, ni los homosexuales…heredarán el Reino de Dios».

Bautismo 2b) El Catecismo de la Iglesia Católica

“La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves, la Tradición ha declarado siempre que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados’. Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso”[2].

2)      ¿Qué dice la Iglesia respecto del bautismo?

El Código de Derecho Canónico, ley positiva de la Iglesia, señala que “para bautizar lícitamente a un niño, se requiere (…) que haya esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la religión católica; si falta por completo esa esperanza debe diferirse el bautismo, según las disposiciones del derecho particular, haciendo saber la razón a sus padres”[3]. Además agrega: “se ha de preparar convenientemente la celebración del bautismo; por tanto (…): los padres del niño que va a ser bautizado, y asimismo quienes asumirán la función de padrinos, han de ser convenientemente ilustrados sobre el significado de este sacramento y las obligaciones que lleva consigo; y debe procurar el párroco, personalmente o por medio de otras personas, que los padres sean oportunamente instruidos con exhortaciones pastorales e incluso con la oración en común, reuniendo a varias familias, y visitándolas donde sea posible hacerlo”[4].

Hasta aquí la doctrina de la Iglesia de siempre.

3)      El caso y la historia

En el caso planteado se da la situación de dos mujeres activistas de los grupos lésbico-gays-transexual[5], no practicantes[6] y que no están convencidas en educar a la niñita en la Fe católica, como ellas mismas lo indican: “queremos bautizarla pero después la beba podrá hacer lo que sienta y seguir su propio camino[7].

Quizás se hubiera podido postergar el bautismo, como dice el Código de Derecho Canónico. Si los responsables no lo han hecho es posiblemente porque fueron urgidos (¿o apretados?) por el aparato de poder o por los grupos de presión que luego han hecho tamaña propaganda. No nos toca a nosotros juzgarlos, sino al Señor.

le-bapteme-de-clovis-495

Bautismo de Clodoveo, rey de los francos

Veamos qué sucedió antes en casos análogos. La Iglesia siempre ha sido Madre y ha intentado por todos los medios que el caudal de gracias de Jesucristo se derramase sobre todos los hombres. En tiempos pasados y cuando la sociedad era todavía cristiana, se buscaba que los padres de los niños a bautizar estuviesen constituidos en matrimonio o bien, que se comprometiesen a hacerlo. No es cierto que no se bautizase sin más a una criatura por ser de “madre soltera”, como se dice por ahí; si fuera así, no existiría un San Martín de Porres, hijo de Ana Velázquez y del gobernador de Panamá, Juan de Porres, quien tardó años en reconocer a su hijo.

Hoy, en un mundo no sólo descristianizado, sino claramente anti-cristiano, la Iglesia extrema al máximo la misericordia para que los paganos o pecadores, se acerquen al tesoro de la gracia. También así lo hizo en otros tiempos cuando, por ejemplo, los primeros misioneros que llegaron a este continente bautizaban a los hijos de padres antropófagos, polígamos o sodomitas. En efecto, tampoco esos papás eran los “papás modelos”, pero había una diferencia: la misma Iglesia, con sus reducciones, colegios e instituciones, garantizaba que esos niños serían educados en la Fe.

 primer_bautismo_de_los_indios_de_los_dominicans_tarjeta-r8d3b75bbc10747c48e2a256b48f8b184_xvuak_8byvr_512

 Bautismo de los primeros indios en América

La historia siempre es “maestra de la vida”.

Lo que se plantea, sin embargo, es la utilización de este caso para hacer propaganda de homosexualismo. Como es sabido, en nuestro país se ha aprobado –a instancias de nuestra presidente– la mal llamada ley de “matrimonio igualitario”, apoyada por cuanto organismo internacional anti-vida y anti-cristiano exista; en efecto, hoy parece ser que habría que confesarse de ser heterosexual más que de lo contrario. De allí que este caso, por las resonancias que tuvo, suena más a campaña política que a otra cosa (no olvide que la misma presidente salió de madrina de la niña, como para “garantizar la educación cristiana”; no comments).

Además resulta extrañísimo que, en un país como el nuestro, donde ya casi nadie se casa siquiera por civil, ahora resulte que los homosexuales no sólo quieran casarse sino que quieran bautizar a sus hijos mientras por otro lado, hacen campaña para que los borren de los registros parroquiales[8]. No; uno quiere pensar bien, pero la inteligencia no lo deja…

El mismo Papa Francisco, cuando todavía era cardenal de Buenos Aires, escribió a las Carmelitas de Buenos Aires: “No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento) sino de una movida del Padre de la Mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios[9].

Quizás la niña, el día de mañana sea una santa. Rezo por ello; pero nunca se puede hacer un mal para que venga un bien, y el escándalo habría que haberlo evitado. Basta con ver las fotos para pensar que se trataba más de un acto político o de una victoria por sobre la Iglesia, que un simple rito de iniciación; ellas mismas lo dijeron: “lo logramos y encima nos salió de madrina la presidente…”[10].

Quizás alguien se haya visto escandalizado con esto; quizás alguien se pregunte porqué hay tanta confusión dando vueltas. En fin; no estoy programado para esa pregunta.

Mientras tanto, sólo un poco de luz para,

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, IVE


[2] Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2357.

[3] Código de Derecho Canónico, c. 68.

[4] Ibídem, c. 851.

30 Comments

  1. Padre, gracias por el aporte. Entre amigos y conocidos han surgido diferentes dudas sobre este asunto particular, pero leyendo noticias, diarios, etc, se dejaba entrever que la intension de estas dos mujeres no era de que la niña reciba el sacramento, sino la de “dar un paso”, una “conquista mas” por la lucha de “derechos igualitarios”. No se si alcanzó a leer Padre lo que dijeron despues del bautismo. Copio un fragmento del diario Los Andes sobre lo que decia una de las madres:

    “Por su parte, Soledad Ortiz tras señalar lo felices que estaban por el bautismo de Umma, precisó que “ahora esperamos poder celebrar nuestro matrimonio por iglesia y vamos a luchar por eso”.

    Villarroel precisó que si bien no hablaron de ese tema con el Obispo “ahora se lo estoy pidiendo (a través de los medios presentes en el lugar) para que dé el sí al casamiento (por iglesia) de familias homoparentales, para los gays, y que se dé así un paso mas hacia delante”. ”

    Un fuerte abrazo en Cristo y Maria!

    • Que terrible Marcelo,pero esperable después de tanta propaganda anterior a la celebración…la niña no tiene la culpa y tiene derecho al bautismo,pero tendrían que haberlo hecho de la forma más sencilla posible y no en la Catedral,además de advertirles que dentro del templo no “exteriorizaran su amor” besándose impúdicamente delante del Sagrario,creo que ahí tiene que ver el sacerdote que lo permitió,ya que aunque no se lo ve,tendría que haberse quedado hasta que se retiraran de la Catedral para que respetaran el lugar Sagrado como corresponde…

  2. Mario Caponnetto

    Muy buena tu nota. Muy equilibrada y precisa. Pero esto ha sido un escándalo y una humillación a la Iglesia. No quisiera estar en la mitra de Ñañez. Misere.
    Mario Caponnetto

  3. María Lilia Genta

    Querido Javier:
    Cuando Mario terminaba de leerme tu escrito escuchamos sonar “Bésame mucho” cantando por una mujer. Sentí escozor y pegué un respingo. Pero Mario me dijo: no seas mal pensada, a lo mejor se lo está pidiendo a un hombre… ¡Qué horror!
    Un beso.
    Lis

  4. Cristián Rodrigo Iturralde

    Excelente artículo, Padre. Muy esclarecedor, como siempre. Saludos

  5. Parece que hay varias cosas que se han hecho mal, en este caso. Por ello no hay que extrañarse de que como comenta Marcelo, esto sea sólo el comienzo. ¡Ningún mal acaba donde empieza!

  6. Padre: muchas gracias por esclarecer un poco todo esto. Me gustaría saber que ha predicado el Sacerdote que hizo el bautismo. Espero que haya dado testimonio con la palabra aprovechando la oportunidad.

  7. Lamentable este escándalo. Es como lo anunciaron: vienen por más!! En realidad vienen por todo!! muy bueno al artículo y bien documentado

  8. Ricardo S. Curutchet

    Padre Javier:
    Excelente tu comentario. Como dice Mario Caponnetto, muy equilibrado, argüido con la suficiente fundamentación y apoyo en la doctrina, bien descripto el caso, muy bien escrito. Escandalosa la conducta de los protagonistas, previsible antes y vista después; y más escandalosa todavía la actitud de quienes facilitaron esta burla de la santidad del sacramento y de la misma santidad de Dios, debiendo haber sabido que así iba a ocurrir; y hasta ahora, de todos los que, teniendo la obligación de esclarecer a los fieles, callan cobardemente, o cómplicemente, la boca.
    Gracias por no callarte y gracias por aportar un poco de luz a quienes pudieron haberse confundido y por hacerlo con delicada caridad y respeto por todos.
    Ricardo.

  9. Querido Javier,
    Muchas gracias por el artículo, muy bueno!
    Me hizo acordar a lo de Juan Pablo II “Preguntar a un catecúmeno, « ¿quieres recibir el Bautismo? », significa al mismo tiempo preguntarle, « ¿quieres ser santo? » Significa ponerle en el camino del Sermón de la Montaña: « Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial » (Mt 5,48)”. Novo Milenio Ineunte, n. 31
    A esa pregunta, en el caso de los niños, responden los padres/padrinos. No croe que haya sido afirmativa en este caso…

  10. Muy bueno el artículo Padre, pero si los requisitos no están dados ¿es válido ese bautismo?

    • P. Javier Olivera

      Una cosa es la validez y otra la licitud. El bautismo, como fue administrado, ha sido válido, es decir, esa niña es hija de Dios y se le ha borrado el pecado original.
      El antiguo Catecismo de Trento (que recoge el actual Catecismo de la Iglesia Católica en el Nº 1228), decía que hay que distinguir entre la “materia” la “forma” del sacramento.

      La materia del bautismo es el agua natural (de fe, Conc. de Florencia, Dz. 696), así como la usó Nuestro Señor, mientras que la forma son las palabras del que lo administra, las cuales acompañan y determinan la ablución. Esas palabras son: “Yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (http://www.mercaba.org/FICHAS/SACRAMENTOS/BAUTISMO/2_el_sacramento_del__bautismo.htm#2.3.1 La materia).

      En este caso, ha habido materia y forma, aunque varias irregularidades o ilicitudes (por lo ya explicado más arriba).

      Recomiendo ver este enlace: http://www.iesvs.org/2014/04/pueden-lesbianas-bautizar-una-bebe.html

  11. Muy clara la explicación. Pero qué pasa cuando una autoridad eclesiástica comete un ilícito en términos del derecho positivo de la Iglesia. ¿Nada? ¿Ninguna explicación le debe el Oispo a la Iglesia? ¿Ninguna explicación va a proporcionar Roma, aunque más vale que no aclare porque oscurece? ¿No habrá llegado el momento de hacerse otras preguntas respecto a la cabeza de la Iglesia antes de que sea demasiado tarde? Cordialmente en Xto. P. Lussoro

  12. Padre no cree que el mensaje de Dios es el amor? No le parece que dos personas que se aman sin importar su horientacion sexual quieren llevar a sus hijos al camino de la fe cristiana deberian tener el apoyo de toda la iglesia? En mi opinion el cuestionar este bautismo es limitar el mensaje de amor que trajo Jesus al mundo

  13. P. Javier Olivera

    Estimada: muchas gracias por su comentario.
    Coincido con ud. respecto del mensaje de Dios: “Dios es amor”, dice el Apóstol San Juan (1 Jn 4,8), pero como el amor está más en las obras que en las palabras, hay que demostrarlo viviendo como Cristo nos enseñó, como él mismo decía: “si me amáis, cumpliréis mis mandamientos (Jn 14,15).
    No basta sólo con la Fe ni solo con las obras. La Fe sin las obras está muerta.
    Por otra parte, en mi artículo no he criticado el bautismo en sí, sino la manipulación política que se ha hecho del caso y el escándalo que esto trae a muchas almas sencillas que no comprende ya qué es lo que está sucediendo en este siglo XXI, más cambalache de lo que se imaginó el genial Discépolo.
    Recomiendo, por otra parte, que consulte la siguiente página que podrá esclarecerle mucho el tema: http://www.teologoresponde.org/homosexualidad-y-disfunciones-sexuales/
    Dios la bendiga
    PJ

    • gracias padre por el articulo y por aclarar las dudas que siguen “saliendo”, a veces nos olvidamos que el amor se demuestra con obras, será que nos estamos sensibilizando…

  14. Hola Padre… Usted es un genio!! me encanto su artículo… Gracias por tan grande y maravilloso aporte… Dios lo bendiga!!! saludos en Cristo Resucitado!!!

  15. Sebastián Sánchez

    Muchas gracias Padre por el artículo esclarecedor. Y además por la valentía, pues aquí hay maldad -es el plan destructivo del que habla Francisco – pero también asentimiento por parte del Obispo de Córdoba que, según espero, en su reunión catedralicia con las dos “madres” habrá explicado con claridad lo que enseña la Iglesia al respecto. Aunque se ve que, si existió la tal explicación, no fue precisamente convincente.
    Por otra parte Padre, me tomo el atrevimiento de sugerirle una distinción. Sinceramente no creo que los medios masivos sean la nueva Inquisición. Creo sí que son las usinas del pensamiento único y débil; “constructores” idológicos de la realidad y por ello lo contrario de la Inquisición, regida por la celosa custodia de la vera doctrina.
    Saludos cordiales y de nuevo gracias.

    • P. Javier Olivera

      Estimado Sebastián: muchas gracias por su comentario. Lo de la Inquisición moderna debí ponerlo entre comillas. Se trataba de una ironía.

  16. Padre; muy esclarecedor el artículo, muchas gracias por dedicarnos su tiempo. Permítame que le pregunte en profundidad,( dada mi ignorancia, discúlpeme si la pregunta es muy obvia) que quiere decir cuando escribe: “nunca se puede hacer un mal para que venga un bien”, y específicamente ¿Cuál es ese mal al que usted refiere?

    • P. Javier Olivera

      Me refiero al escándalo, al acto político realizado en un templo en vez de a lo que debería haber sido: simplemente un bautismo.

  17. Lo que me da tristeza de este caso es que la niña se vuelve un objeto, un medio para un fin. Afortunadamente ella tiene a Dios como padre y ahora, a la Iglesia como madre. Oremos por las dos “madres”, para que Cristo toque sus corazones y se vean llenas de amor verdadero.

  18. Excelente el artículo y muy esclarecedor su blog, Padre. Gracias a él hemos podido ver “Un Dios prohibido” que está absolutamente ninguneado (Dios y la película).
    Que el Señor Resucitado lo ilumine para seguir….

  19. El pasado domingo 25 de mayo en México, en la Iglesia de San Francisco de Asís de la ciudad de Monclova, el Obispo del lugar fray Raúl Vera López, realizó el segundo bautismo a una niña hija de una “pareja de lesbianas”. ¿Qué debe entenderse cuando las “madres” respondieron que renuncian a Satanás y a todas sus obras…?
    ¡Ven Señor Jesús!

    • P. Javier Olivera

      Estimada Beatriz: Realmente es así como ud. dice; uno intenta pensar lo mejor posible, pero la confusión es grande,es enorme…; cuando los primeros misioneros llegaron a este continente americano y especialmente a México, se encontraron con territorios poseídos u con muchos obsesos por el demonio. “Hay que exorcizar antes que evangelizar” decían en algunas de sus crónicas. Pero ellos eran la garantía de la educación de los hijos pues con sus colegios, residencias y reducciones, hacían posible dicha educación en Cristo. Hoy los tiempos son similares pero peores, pues se ha apostatado de Cristo, se ha renegado de él y se enseña con el catolicismo liberal que todo es igual, que todo es lo mismo. Y no, no se le puede llamar al mal bien y al bien mal. Le dejo un texto muy esclarecedor de un obispo que, en su época, nada se callaba.
      Se trata del obispo de Pasto, Colombia, San Ezequiel Moreno Díaz, a quien he descubierto hace poco y de quien estoy leyendo sus escritos. Dios la bendiga

      No puedo callar: soy Obispo precisamente para enseñar la verdad a mis diocesanos; soy pastor para dar a mis ovejas la voz de alerta contra los que, bajo disfraz de ovejas, pretenden introducir en mi rebaño pastos envenenados, doctrinas condenadas por la Iglesia: hablaré al menos cuando oiga que se hable contra Jesucristo o su Iglesia, sembrando entre mis hijos la duda, el desaliento y el error” (San Ezequiel Moreno Díaz, obispo de Pasto, Colombia).

      Dios la bendiga
      P. Javier Olivera, Ravasi, IVE

  20. Caro Javier,
    Sin dudas es mas un acto político plagado de ideologías, pero alguna vez me dijeron que hay que confiar en a providencia de Dios y en su misericordia. No sabemos dentro de los caminos del Señor a quien puede llegar a beneficiar pues “Ni un solo cabello de nuestra cabeza cae sin su permiso”. Solo queda creer y confiar en que aunque hoy parezca que no sirve como acto de fe, puede ser una semilla para el futuro porque por el bautismo nos son dadas las gracias necesarias para crecer en la fe.

  21. El nombre femenino Uma es de origen bíblico y significa ‘nación’. Es una persona sencilla, dinámica y le gusta la creatividad. Tiene una gran fuerza de voluntad y por eso siempre consigue lo que se propone.
    LEY Nº 18248
    NOMBRE DE LAS PERSONAS
    (CON LAS REFORMAS DE LAS LEYES 20668, 23162, 23264 Y 23515)
    Artículo 3
    El derecho de elegir el nombre de pila se ejercerá libremente, con la salvedad de que no
    podrán inscribirse:
    1) Los nombres que sean extravagantes, ridículos, contrarios a nuestras costumbres, que
    expresen o signifiquen tendencias políticas o ideológicas, o que susciten equívocos respecto del sexo de la persona a quien se impone.

    Esta bien, aclaro, no se llama Frente para la Victoria ese angelito en manos de estas madres mediáticas, pero considero que el mensaje subliminal (o no) es claro, es ruido político, de un fanatismo causado por un personaje sin valores, integridad, ni moral, CFK, la verdadera causa de la división social que se vive hoy en nuestra Argentina, de muchas peleas internas algunos ejemplo: los oligarcas vs los negros; los K vs los antiK; los homosexuales vs los heterosexuales; los que trabajan vs plan social; los comerciantes vs ambulantes; Argentina vs los buitres, etc.
    En fin, volviendo al foco de la cuestión, Dios recibe a todo ser humano en su casa, y si considero la base de la humanidad es el amor y los valores. Pero no encuentro la necesidad de hacer mediatico algo sagrado, que debería hacerse puertas adentro en el silencio y la humildad de la fe. ¿Cual es el objetivo de las madres de la niña? ¿Causar discordia y debate sobre un tema que pocos tienen la reflexión para aceptar?
    laissez faire, laissez passer

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *