El proceso jurídico de Cristo (3): la detención

El proceso jurídico de Cristo (3): la detención

5)     El prendimiento de Jesús

Todo estaba previsto para detener a Cristo, pero acontecimiento imprevisto cambiaría los planes: “Judas, llamado el Iscariote, uno de los doce, vino a los príncipes de los sacerdotes, para entregarles a Jesús. Y conferenció con los príncipes de los sacerdotes, y los magistrados cómo le los entregaría. Estos al verle, se alegraron mucho y le prometieron darle dinero” (cfr. Lc 22, 3,4; Mc 14, 10, 11). Entonces el tiempo del prendimiento varió: y, en vez de hacerlo luego de la pascua, pensaron que la oportunidad estaba pronta para detenerlo a la primera ocasión que se les presentara: “Ellos prometieron a Judas 30 monedas de plata, y este se comprometió por su parte a aprovechar la primera ocasión favorable para entregar a Jesús en sus manos sin conmoción del pueblo” (cfr. Lc 22,6; Mt 26, 16). Sin embargo, recalquémoslo, desde el punto de vista jurídico, Jesucristo nunca había sido citado por el Tribunal, ni interrogado, ni oído siquiera… No había estrictamente causa pues hasta el momento ningún acusador se había presentado ni ningún testigo había atestiguado.

En cuanto a la noche del Jueves, sólo sus amigos sabían que Cristo pasaría la noche en el huerto, de allí que Judas abandonase rápidamente la sala del Cenáculo para concretar la entrega por 30 monedas de plata (equivalente al precio de la compra de un esclavo). Su traición consistió en dar a conocer a los judíos el lugar donde podía ser apresado lo más pronto posible sin llamar la atención y sorprendió a los sanedritas por ser Judas amigo de Jesús y único apóstol no galileo (era de Judea).

Pero veamos cómo estará organizado el prendimiento:

a. La policía en tiempos de Cristo[1]

En la época que se realizó la detención de Nuestro Señor, la guardia policial judía estaba dividida en dos cuerpos que tenían por finalidad la tranquilidad y seguridad estatal y el cuidado de los particulares. Para ello se organizaban del siguiente modo:

a) Por un dado existían los soldados romanos o “policía extrajera”; en efecto, el historiador Flavio Josefo narra que desde de la sumisión de Judea al Imperio Romano, los dominadores romanos mantenían una legión de su ejército en Jerusalén, asentada en la ciudadela Antonia, pequeña villa situada en el ángulo noroeste de la explanada del Templo y comunicada por medio de los pórticos. Dicha legión estaba encargada de velar por la seguridad de la ciudad impidiendo que, en las grandes solemnidades religiosas (donde la masa superaba el millón de personas), se levantara algún tumulto o desorden. Con este fin, una cohorte de la legión romana (alrededor de 600 o 700 soldados), tomaba posición delante del pórtico del Templo, con la consiga de mantener la tranquilidad pública en manos del superior de la policía judía denominado “Capitán” o “Magistrado” el Templo (Hech 4,1; 5,24) Dichos soldados romanos se encontraban así a disposición de este jefe superior del cuerpo sacerdotal, constituyendo una verdadero grupo de elite o policía para asuntos “federales”.giotto-522s-el-prendimiento

b) Por otra parte se encontraban también los soldados judíos, la policía local, cuya función era la de ejecutar las órdenes de detención emitidas por el Sanedrín (como ya hemos visto, Roma había dejado a los judíos el derecho de juzgar las causas que tocaban a su religión, con el consiguiente derecho de detener, realizar castigos menores y hasta excomulgar). Esta policía dependía únicamente del tribunal supremo y es llamada por los Evangelios con la palabra “ministros” de los sacerdotes, o sea, los servidores o esbirros o criados, según el sinóptico y la traducción que se tome.

En base a los testigos oculares, la detención de Jesús fue efectuada por los esbirros que venían de parte de los sacerdotes, escribas y ancianos; (Jn 18, 3) o los criados de los pontífices y fariseos. Los sinópticos hablan de oxlos polus, que en griego tiene el sentido de “muchedumbre”, “montón”, “masa”, entendida de manera relativa. Así por ejemplo, un grupo de 12 personas sería bastante para prender a una sola, pero en el caso de Jesús, los sanedritas debieron tener en cuenta la presencia de los 11 compañeros (incluso con que algunos de éstos estaban armados, como Pedro). Sea como fuere, la policía que apresó a Nuestro Señor actuó por encargo y con la autoridad del Sanedrín en vistas de la custodia y guarda del Templo. Sin embargo, dicha policía sólo tenía jurisdicción para guardar la seguridad “dentro” del Templo aunque el Sanedrín se las arreglaba muy bien como para utilizar sus fuerzas más allá de su jurisdicción como se lee en los mismos evangelios[2]. Incluso actuaban sin orden romana como se ve en el caso de Cristo al entregarlo a Pilatos quien no tenía ningún conocimiento del asunto antes que se lo presentasen (cfr. Jn 18,29).

         b. ¿Cuántos soldados detuvieron a Cristo?

Hay un detalle importante en el prendimiento que normalmente se nos pasa por alto al leer los evangelios. Como sabemos, los Evangelios fueron escritos en un orden, Mateo, Marcos, Lucas y por último Juan, quien tenía a la vista el resto de los relatos y que se ocupa de narrar lo que ellos no han podido relatar. Quizás fue éste el propósito del apóstol San Juan al narrar la Pasión y explicitar exactamente, con palabras técnicas, la participación romana en el momento de la detención de Cristo; participación más bien mixta, como veremos.

20130320-083158

En el Evangelio de San Juan, junto a los servidores del Sanedrín, se menciona también la speira (o “cohorte” en latín) con su jefe (xiliaryos), que comandaba la tropa. Una speira romana estaba compuesta de alrededor de 600 (enorme cantidad para Getsemaní, un pequeño huerto) pero absolutamente necesaria para detener a alguien que desde hacía tiempo los judíos querían detener y siempre se les escapaba de entre las manos (vgr. Lc 4,28). Se debe afirmar, entonces que la tropa que detiene a Cristo no es simplemente un pequeño grupo como muchas veces se ve en los cuadros, sino un verdadera cohorte de soldados romanos (o policía extrajera, federal) bajo las órdenes del Jefe del Templo, junto con la “policía local” o los servidores del Sanedrín. Es por ello que recrimina a los jefes de las tropas: “todos los días estaba yo en medio de vosotros en el Templo y vosotros no me prendisteis” (Mt 26,55), haciendo mención claramente a esa policía “federal” dirigida por los sanedritas del Templo que, luego de prenderlo lo condujeron a casa de Anás y Caifás. Hay quienes, comoBlinzler, concluyen a favor de la legalidad formal del prendimiento pues quienes lo llevaron a cabo estaban al servicio del Sanedrín, la más alta autoridad judía con cuyo consentimiento y voluntad se llevó a cabo.

Esquematicemos entonces (Jn 18,3):

– Policía judía: los alguaciles, policíacos y judiciales, que fueron enviados por el Sanedrín a Getsemaní directamente desde (ex, dice el texto griego) el lugar donde se reunían[3].

– Policía romana: la guardia del Templo, mandada por el oficial del Templo, el xiliarxos, que salió para Getsemaní desde su lugar de estacionamiento (el Templo) y fue enviado igualmente por el Sanedrín.

 

[1] Cfr. Agustín Lemann, La police autour de Jesús-Christ, Librarie V. Lecoffre, París 1895.

[2] También por los Evangelios sabemos que existía en toda Galilea el “espionaje” o policía secreta que informaba al Sanedrín. Según Mateo (15,1; 16,1) y Lucas (5,7) eran “escribas y fariseos” enviados entre medio de la masa para informar sobre Jesús. Además todo el capítulo 7 de San Juan está dedicado al proceder de este espionaje judío.

[3] A este grupo se añade el soldado Malco, perteneciente al servicio personal del Sumo Sacerdote (Jn 18,10; Mc. 14,47), parece que no cumplía una tarea oficial, sino que, seguramente, tenía la misión de informar a Caifás.

One Comment

  1. Luis M. Larrouyet

    Dios lo bendiga a Ud y a los hijos del IVE por el imponente esfuerzo para que reine la Verdad. Luis M. Larrouyet

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *