Padre Alberto Ezcurra: un patriota del cielo y de la tierra

Presentamos un sobre ese gran sacerdote argentino que fue el Padre Alberto I. Ezcurra.

Padre Alberto Ezcurra: un patriota del cielo y de la tierra

Por María Lilia Genta

I

Te evoco, Alberto, adolescente, camisa azul, yugo y flechas. Acolitabas al Padre Julio Meinvielle un 20 de noviembre. Misa en memoria de José Antonio, en el Camarín de la Virgen Generala del Convento de Santo Domingo en Buenos Aires. Camarín custodiado por las banderas que un día supimos conquistar a los ingleses. Yo, como siempre, militando al lado de mi padre.

Después de la Misa a cantar Cara al sol en el atrio de la iglesia. Cruzar el Océano lanzando al aire nuestros ¡Arriba! Y nuestros ¡Presentes!, saludando al arquetipo de nuestra juventud. Quizás, vos ya estabas militando en la UNES.

II

Te evoco, ya cura, en otro altar, concelebrando, una tarde de octubre, la Misa Exequias  de mi padre, en la Parroquia de la Resurrección, en Buenos Aires. Habías viajado de Paraná con los bravos y sabios curas entrerrianos, que tanto tuvieron que ver en la conversión de mi padre, y ahora lo acompañaban en su encuentro definitivo con Cristo. Vos eras el más joven de la comitiva.

El día anterior, por Cristo y por la Patria, mi padre había caído acribillado intentando concluir la señal de la Cruz.

III

Te evoco, también, el día que llegó de regreso al Puerto de Santa María de los Buenos Aires ese argentino ejemplar que nuestros padres nos enseñaron a amar: don Juan Manuel de Rosas.

Te vi pasar, sotana negra, poncho rojo, a recibirlo en el palco de la familia, como te correspondía por abolengo. Después rezaste el responso y pronunciaste una homilía inolvidable, dentro de la Recoleta. No pudimos entrar por lo pequeño del lugar pero te escuchamos por los altavoces.

Cuando terminaste, y sin habernos puesto de acuerdo, jóvenes y viejos gritamos ¡Arriba Tacuara! Porque tu Tacuara fue siempre limpia muy distinta de los que traicionaron la idea fundacional. Por eso Alberto, el cura, no tuvo que renunciar a nada de lo que amaba y pensaba, por supuesto, sí, perfeccionándolo con la gracia del sacerdocio.

Sin olvidar a José Antonio, ya cura, te inclinaste por Codreanu, el Capitán.

IV

Te evoco, por fin, en una misa en Bella Vista, en una pequeña capilla. Estábamos tu hermano Juan, tu cuñada Diana, un sobrino, mi esposo y yo. ¡Una estupenda homilía para nosotros cinco! Ese día nos regalaste la Eucaristía y la Palabra.

Fuiste siempre fiel a vos mismo y a la familia fundadora de la Patria a la que pertenecías.

Formador de jóvenes laicos, baluartes indómitos, formador de curas de sotana y poncho, yo te considero el arquetipo de nuestra generación.

Alberto Ignacio Ezcurra, Cura y Camarada, ¡presente! en nuestro recuerdo mientras cumples tu guardia junto a los luceros.

María Lilia Genta

One Comment

  1. por que es un aptriota este sacerdote?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *