Los “pueblos originarios” de América: ¿son realmente “originarios”? (4-4)

n) Mapuches For Export, neologismos, terroristas y británicos ¿Quiénes son estos mediáticos y pretendidos indígenas argentinos, de donde vienen y que pretenden?

Según se ha probado ya suficientemente, en forma irrebatible, los auto intitulados mapuches fueron tribus invasoras y homicidas integradas por indígenas foráneos (araucanos chilenos), que no aparecen en la escena territorial argentina sino hasta bien entrado el siglo XIX[1], exterminando y desterrando por la fuerza a los aborígenes autóctonos de nuestras tierras.Llegaron a instalarse en las mismísimas puertas de Buenos Aires, viviendo a costa de malones, saqueos, atracos, asesinatos, violaciones, rapto de mujeres, y destruyendo e incendiando las poblaciones de nuestros naturales -particularmente de los tehuelches-. En esta campaña depredadora de pillaje e irrupción contaron con el apoyo de milicianos chilenos y guerrilleros realistas de los Pincheira, como hace notar Roberto Porcel[2]. Debemos al General Julio Argentino Roca y a nuestro Ejército (apoyados unánimemente en su misión por toda la ciudadanía, incluidos los tehuelches) la liberación y pacificación del territorio usurpado[3].

Al respecto resulta particularmente interesante el testimonio ofrecido recientemente por Roberto Chagallo, descendiente directo de Tehuelches, donde, luego de denunciar los varios miles de hermanos suyos asesinados en manos de Mapuches, se pregunta: “¿saben los estudiosos entendidos que en 1806, el invasor Araucano Choroy con una Poderosa caballería y lanzas arrasaron a la infantería Tehuelche, que se defienden con boleadoras?”. No escapan a su conocimiento las verdaderas intenciones ni rostro del enemigo interior y exterior[4] que vindican a estos indígenas chilenos:

 

Desde 1670-1902 los invasores Nguluches/Araucanos chilenos, misteriosamente, sorpresivamente e intempestivamente se les cambia el nombre por Mapuches y esto sí denota un verdadero interrogante; catalogada como maniobra política chilena y que era una de tantas estratagemas experimentadas.
(…)Luego del Litigio Fronterizo con CHILE 1902 era muy corriente enviarnos araucanos adiestrados a confundir a convertir a los Puelches a su causa, aprovechando la ignorancia o escasez de conocimientos en política de estos. Además, del Poder Universal manejado por ingleses, franceses, rusos y norteamericanos que promueven con astucia, habilidad y con alternativas -recursos está desintegración etno-cultural y territorial de la Republica Argentina[5]

 

Sabemos, lo dice claramente la Constitución Nacional, que para que un grupo indígena pueda ser considerado argentino, debe reunir las siguientes condiciones: 1º) Que se trate de comunidades indígenas originarias. 2º) Que las tierras las hayan ocupado tradicionalmente. 3º) Que las estuviesen ocupadas al momento de su sanción[6]. Los denominados mapuches no reúnen ninguna de las condiciones requeridas. Queda claro entonces que estos no son argentinos, ergo, sus reclamos de reconocimiento territorial en nuestra nación no son válidos. Más antes, deberían pedir perdón a nuestros autóctonos tehuelches por sus campañas de exterminio y usurpación.

¿Y que tienen que ver aquí los británicos? El adagioDivide et impera pertenece, como bien sabemos, a Julio César, pero bien podríamos atribuírselo, más cercano a nuestra era y particularmente en el ámbito político, a Maquiavelo. Su aplicación fáctica más perfecta, a la Corona Británica en sus maniobras seudo diplomáticas y tácticas extra muros. Sus agentes ¨nativos¨ o quinta columna en nuestro país (en este caso concreto): los mapuches.Al menos esto es lo que sugiere el prolijo ahilamiento de ciertos hechos; objetivos y verificables[7].

La palabra ¨mapuche¨, como bien advierte Jorge Mones Ruiz, fue creada para un fin específico: ¨Esta voz del antiguo arauco no corresponde a ningún tipo étnico ni parcialidad, ni familia o cultura, sean estas designaciones empleadas tanto en especial como en general¨. No encontramos registros de esta denominación hasta comenzado el siglo XX. Prosigue diciendo el licenciado en Estrategia y Organización:

 

Este término fue creado por estudiosos chilenos y agentes ingleses interesados, quienes propiciando la palabra mapuche para aplicarla a los indígenas, tanto de Chile como de Argentina, hacían desaparecer viejas etnias como los araucanos, pampas, huiliches, pehuenches o tehuelches, aglutinando bajo el nombre de “mapuches” a todas las parcialidades que eran argentinas, borrándolas de los valles cordilleranos y de la Patagonia , para lograr la posesión de un vasto y fecundo territorio argentino, que siglos antes había sido invadido por araucanos chilenos.

La “creación mapuche” igualaba a todos y era, y es, una expresión que muchos desprevenidos no llegan a entenderla. Fue un “invento geoestratégico” y hoy es un problema potenciado por intereses foráneos. El almirante Fraga refiere la “cuestión Mapuche” como una circunstancia de particular relieve en el planteo geopolítico y geoestratégico de la Patagonia. Es dable destacar que la supuesta “nación mapuche” abarca una zona que incluye bajo una misma región una porción de territorio chileno y argentino (en este último caso en la provincia de Neuquén y su proyección del otro lado de los Andes)[8]

 

¿Y que pretenden acaso los mapuches? Como ellos mismos se han encargado de afirmar en sucesivas oportunidades, pretenden la creación de un Estado Mapuche -autónomo completamente- dentro de nuestro país[9]. Varias organizaciones mapuches están reclamando el reconocimiento del derecho de autodeterminación, argumentando que les corresponde en tanto ¨pueblos originarios¨. Refiriéndose al Lobby mapuche en Europa, leemos en el diario La Nación lo siguiente: ¨A través de alianzas con partidos independentistas de Europa, entre ellos Batasuna, embajadores mapuches buscan apoyo para llevar adelante en Chile el modelo de autonomías vigente en España, como paso previo a la plena independencia¨[10].

 

Según los últimos informes al respecto, los mapuches han expropiado a la fecha centenares de campos, instalaciones y miles de hectáreas, reclamando nada menos que otras ¡15 millones más! (nada menos que un cuarto de la actual extensión territorial de la República Argentina)[11]. El 16 de agosto del 2009, informaba el diario argentino La Nación:

 

El resurgimiento del indigenismo puede observarse a simple vista en hogares y establecimientos rurales de Jujuy, Neuquén y Río Negro, donde cada vez más se ve flamear la bandera del Tawantinsuyu (Imperio Inca), en el Norte, y la de los mapuches, en el Sur. Esos símbolos hablan de un anhelo más amplio que un simple lugar donde vivir: se refieren, prácticamente, a una “región independiente (…) Hace bastante que corre el rumor del ingreso de activistas mapuches chilenos para participar en los conflictos en campos argentinos (…)

 

Por cierto, no tratamos aquí con reclamos pacíficos ni militantes inofensivos. Su metodología terrorista viene causando terror en la sociedad argentina y, muy particularmente, en la chilena. Chile no escapa a las ambiciones territoriales de los mapuches. Las prebendas de las que gozan estas hordas criminales son ilimitadas. Un caso reciente sacudió a la ciudadanía chilena, cuando el Estado de aquel país autorizó al presidiario y asesino mapuche Celestino Córdova festejar el año nuevo mapuche en el interior de la cárcel invitando a tal propósito a más de 100 comensales. Recordemos que Celestino Córdova está en prisión por haber asesinado, junto a otros indígenas, a un matrimonio (Luchsinger-Mackay), el 4 de enero del 2013. Como informa un diario de aquel país, también se le imputa participación en otro ataque armado en esa misma comuna, el 22 de diciembre de 2012[12]. Según estadísticas oficiales, sólo en 2012 se contabilizaron 287 denuncias por amenazas, incendios, tomas y atentados explosivos en las zonas de Chile pretendidas por los mapuches, incluyendo dos muertes: la del sargento de carabineros Hugo Albornoz y la del parcelero Héctor Gallardo[13].

Los nexos y vinculaciones directas existentes entre los mapuches y organizaciones manifiesta y ostensiblemente terroristas como FARC, ETA[14] y Abuelas de Plaza de Mayo son claras; quienes, entre otras cosas, imparten a los primeros entrenamiento militar, armamento y financiación económica[15]. Grave error constituiría subestimar a este supuesto pueblo originario, sus intenciones y el oficio y determinación de sus militantes: no tratamos pues con grupos dispersos y desorganizados, sino, propiamente, con un ejército autosuficiente, extranjero y enemigo asentado en el corazón mismo de nuestra querida, pretendida y envidiada Patagonia[16].

 

De no zanjar el asunto prontamente y con determinación, la Argentina –y en alguna medida Chile- se verá sumida en un escenario similar al español, donde el terrorismo, la sangre y los movimientos destructores de la unidad nacional son moneda corriente.

 

o) ¿Qué hacer? Todo ser humano tiene derecho a ser respetado y a tener las mismas oportunidades que el resto. Por tanto, los indígenas y sus pueblos deben ser respetados y protegidos por la Nación, en tanto y en cuanto, lógicamente, no conspiren contra la soberanía de ésta ni atenten contra sus tradiciones y cultura. Es por esto que el separatismo indígena, como cualquier otro intento de separatismo (sea indígena, marxista o del signo que fuere), debe ser rechazado y combatido sin cuartel. Máxime cuando gran cantidad de estos grupos –como los mapuches chilenos en nuestro territorio- son financiados por potencias extranjeras; principalmente por Inglaterra, como hemos ya mencionado.

Cristián Rodrigo Iturralde

Para descargar el artículo completo, hacer clic AQUÍ

 


[1] Según Alberto Buela, éstos llegan a La Pampa a partir de 1770 y eran pehuenches de Ranquil (hoy Chile) y se instalan en pleno cladenar (montes del Caldén) de la Pampa central, llamada también Mamil Mapu (país del monte). El Camino al Infierno empedrado por las buenas intenciones II, Breve sobre indios e indigenistas, 12 de mayo de 2010.

[2] Roberto E. Porcel, Diario Río Negro – viernes 14 de agosto del 2009. El autor es miembro de número de la Academia Argentina de la Historia y se ha ocupado de la temática en distintas obras y artículos. Cfr. http://www.defenderlapatria.com/pueblos%20originarios%20y%20los%20posteriores.pdf

[3] Conviene hacer notar asimismo que antes que de ellos se ocuparan nuestras tropas nacionales, los araucanos -hoy llamados mapuches- fueron ferozmente combatidos por nuestros indígenas autóctonos, que se vieron afectados por las expediciones de rapiña y enajenación territorial  de estos invasores.

[4] Éstos son algunos de los principales funcionarios de la organización Mapuche Nation (el apellido que más se asemeja a un araucano es SMITH; hecho harto sugestivo que habla por sí sólo): Reynaldo Mariqueo (Secretario General); Nina Dean – (Asistente Secretario General); Gemma Swistak – (Tesorero); Colette Linehan – (Administradora); Madeline Stanley. -(Coordinadora de Voluntarios). Equipo Legal: Andrea Rubio – (Licenciada en Derecho); James Watson – (LLM); Gillian Melville – (LLM); Tanya Roberts-Davis. Equipo Derechos Humanos: Rachel Dixon-Warren (Coordinadora); Cécil Jagoo; Barbara Chambers. Traductores: Madeline Stanley; Katy Brickley; Kitty McCarthy; Heidi Walter; Sabine Patrolin; Barbara Chambers; Laetitia Le Cordier; Anna Harvey

SEDE DE ENLACE MAPUCHE INTERNACIONAL: 6 Lodge Street – BristolBS1 5LR

Inglaterra. Tel/Fax: + 44-117-9279391. E-mail: mil@mapuche-nation.org (datos extraídos del sitio virtual oficial de éstos: www.mapuche.nation.org).

[5] Carta de Roberto Chagallo al director de la publicación La Angostura Digital, publicada por ese medio en la sección Carta de Lectores el 10/04/13. en referencia a un artículo anterior. (10/04/13). Cfr. http://www.laangosturadigital.com.ar/v3.1/home/interna.php?id_not=33721&ori=web. No obstante, resulta curioso que éste viva actualmente en la ciudad de Miami, EEUU. En apoyo a éste, Roberto E. Porcel envía una nota al mismo medio titulada Los Mapuches y los “genocidios de nuestros indios del sur” (Tehuelches), publicada el 16/04/13. Artículo completo en: http://www.laangosturadigital.com.ar/v3.1/home/interna.php?id_not=33837

[6] (..)Cabe resaltar que la Constitución hace referencia a las tierras que ocupaban al momento de su sanción (15 de diciembre de 1994).Este concepto fue ratificado por el artículo 1º de la Ley 26.160 sancionada el 1º de noviembre del año 2006. Tomado de Roberto E. Porcel -Miembro de número de la Academia Argentina de la Historia-: Conferencia pronunciada por invitación de INIFTA, en la Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Ciencias Exactas -auspiciada por el CONICET-, el viernes 23 de octubre del 2009, a las 18 hs. Recomendamos consultar sus libros sobre la temática.

Hemos tomado los pasajes citados del sitio de la publicación Notashistoricasporcel, 22-6-2010. Cfr.

http://notashistoricasporcel.blogspot.com.ar/2010/06/aborigenes-argentinos.html

[7] No constituye ningún secreto que los británicos contribuyeron en forma determinante a la disgregación de la América española, organizando y fomentando su independencia respecto de España. Su afán de dominación territorial, económica, cultural y política en el continente es cuestión ya probada y reconocida sobradamente. Por tanto, no debería sorprender su apoyo, a veces explícito, a grupos insurreccionales, levantiscos, insertados en las naciones. Esta política, sabemos, la han aplicado en todo el mundo y en toda su historia imperialista.

 

[8] Lic. Jorge Mones Ruiz, Los Mapuches no son un pueblo originario. Cfr. http://www.defenderlapatria.com/Los%20mapuches%20no%20son%20un%20pueblo%20originario.pdf.

[9] Citado por Alberto Salvini en artículo titulado ¨Mapa  del Nuevo Pais Mapuche¨, donde denuncia las pretensiones territoriales de este grupo que aspira a expropiar un cuarto de la actual extensión territorial argentina y chilena.  Cfr. http://politicaydesarrollo-archivo.blogspot.com.ar/2009/09/malon-mapuche-en-el-siglo-xxi-ii-parte.html.

[10]La Nación, Domingo 10 de febrero de 2008, sección ¨Enfoques¨.

[11] http://www.defenderlapatria.com/argentina%20y%20chile%20conflicto%20mapuche.pdf. Por otro lado, el diario La Nación, informaba el 26 de octubre del 2008 acerca de la usurpación de tierras en el Parque Nacional Nahuel Huapi. Cfr. http://www.lanacion.com.ar/1063348-denuncian-a-mapuches-por-usurpar-tierras

[13] Diario la Nación, domingo 27 de enero de 2013, sección ¨Enfoques¨. Cfr. http://www.lanacion.com.ar/1548992-araucania-violenta-la-otra-cara-del-reclamo-mapuche

[14] Son varios los medios escritos y orales, independientes o no, que vienen denunciando las maniobras mencionadas. Política y Desarrollo publicaba el 18-8-09 lo siguiente: ¨Según informa El Mundo este martes, la policía chilena ha acusado a la organización proetarra Askapena de enseñar el manejo de las armas a los rebeldes mapuches que en estos días se han enfrentado a las fuerzas de seguridad del país andino. De hecho, creen que este grupo vasco quiere convertir a estos indigenistas en una especie de grupo terrorista. Askapena-Comités Vascos de Solidaridad con los Pueblos se autodenomina una ONG que dice pertenecer al Movimiento de Liberación Nacional Vasco y que insta a los movimientos indigenistas a la lucha por lo que consideran una sociedad “más justa”. El conflicto con los mapuches se inició en los años 90 aunque se ha recrudecido en los últimos días después de el principal líder indigenista muriera en un tiroteo con la Policía. Posteriormente, sus seguidores atacaron comisarías y oficinas del gobierno con armas de fuego. En este sentido, las autoridades chilenas barajan varias hipótesis sobre la procedencia de las armas utilizadas, ya sea en un barco pesquero o a través de Argentina. Sin embargo, los servicios secretos apuntan a que tanto militantes de Askapena como terroristas de las FARC están instruyendo a los denominados “weichafes” en el uso de las armas. Consultar también investigación e informe aparecido en el diario “El Mercurio” de Santiago de Chile, 15 de octubre de 2002, titulado VINCULACIONES INDÍGENAS: LA RED INTERNACIONAL DE APOYO: EL LOBBY DE LOS MAPUCHES VIAJEROS.

[15] Uno de los principales mecenas de la Mapuche Organization es la Fundación Rockefeller, como puede verificarse en su mismo sitio. Reynaldo Mariqueo y Rafael Railaf son los “embajadores” de los grupos mapuches en Europa. Mariqueo está al frente de Mapuche International Link, con sede en Inglaterra, y Railaf dirige la Fundación Folil, en Holanda. Algo similar, pero con fondos del Estado Nacional, sucede al norte de nuestro país, en la Provincia de Jujuy, con la organización Tupac Amarú. En un artículo muy interesante aparecido en el diario La Nación del domingo 10 de febrero de 2008, se denuncian las redes de grupos terroristas –separatistas- europeos con los mapuches. Recomendamos su lectura Íntegra. Disponible en:  http://www.lanacion.com.ar/985914-autonomias-el-lobby-mapuche-en-europa

[16] En Carta de Lectores publicada por conocido diario argentino, decía lo siguiente un afligido ciudadano argentino: ¨Llama mi atención, como el doctor Porcel señala, que ninguna autoridad haga nada, y que los fiscales y jueces, agrego yo, dejen de aplicar de oficio las medidas cautelares destinadas a hacer cesar los efectos del delito de usurpación cometido por estos señores y se sirvan ordenar a su vez la restitución del predio a la Dirección de Parques Nacionales, predio cuyo uso y goce corresponden a todos los argentinos, por ser un bien del dominio público¨. Diario La Nación, domingo 10 de febrero de 2008, Carta de Lectores firmada por Eduardo Zabaleta de Chubut.

 

 

 

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *