Chesterton, lentamente en camino a los altares

chestertonUn santo que rompería el molde: Gilbert K. Chesterton

Fuente: Diario La Prensa

Los testimonios a favor de la santidad se remontan a su fallecimiento. El primer pedido para que se abra la causa surgió desde la Argentina en 1994. Muchos alegan haberse convertido tras leer sus libros.
Hace exactamente tres años, el obispo de Northampton (Inglaterra), Peter Doyle, decidió ordenar una investigación preliminar sobre Gilbert Keith Chesterton para determinar finalmente si es posible abrir una causa de canonización, un antiguo reclamo entre los admiradores del genial escritor británico.
Tras soportar una presión siempre creciente, Doyle le dio el encargo al canónico John Udris, porque había sido párroco en el barrio de Beaconsfield, donde Chesterton se convirtió al catolicismo en 1922.

“Los reclamos han ganado ímpetu en los años recientes”, confiesa en un diálogo con La Prensa el padre Udris, director espiritual del Oscott College, para quien Chesterton “rompería el molde” de lo que consideramos santo. El escritor, alega el sacerdote, “disfrutó de las buenas cosas de la vida, como un cigarro o la cerveza”, pero a la vez fue “un gran apologista de la fe” y “un ícono de la evangelización del mundo moderno”.

LAS RAZONES
-¿Cuándo fue la primera vez que alguien habló sobre la santidad de Chesterton? ¿Cuáles son las razones para considerarlo candidato a la canonización?
-Algunos de los comentarios escritos para la época en que murió Chesterton son muy reveladores. Por ejemplo, W.R. Titterton, que estaba en el consejo editorial del G. K’s Weekly, el periódico de Chesterton, escribió: “Tengo grandes esperanzas de que un día se sabrá que GKC murió santo”. Además, he estado revisando las cartas que recibió la esposa de Chesterton inmediatamente después de su muerte. Ellas muestran lo que la gente pensaba de él y cómo era tomado por santo en opinión de muchos. Maisie Ward, la primera biógrafa de Chesterton, terminó su carta de condolencias a la señora Chesterton diciendo: “Ya le estoy rezando desde ahora”. Personalmente creo que Chesterton sería un buen candidato a la canonización porque es un gran ícono de la evangelización del mundo moderno. Porque fue un gran apologista de la fe católica de un modo a la vez humorístico y entretenido, y porque mantuvo un gran amor y profundo respeto por aquellos que no compartieron su punto de vista. Por ejemplo, algunos de sus mejores amigos fueron ateos o agnósticos. Además, pienso que rompería el molde de la clase de persona en la que habitualmente pensamos cuando nos referimos a un santo. Fue un laico casado, completamente comprometido con los asuntos importantes de su tiempo, disfrutó de las buenas cosas de la vida, como los cigarros y la cerveza, ¡y fue un periodista!

-¿En qué consiste su investigación?
-Mi tarea es doble: histórica y contemporánea. Intento responder este tipo de preguntas: ¿fue Chesterton considerado santo en vida? ¿Qué decían las personas al momento de su muerte? ¿Hay ya pedidos de intercesión a Chesterton? ¿Desde hace cuánto tiempo? ¿Han recibido esas personas respuesta a sus plegarias? Básicamente, estoy cubriendo el mismo territorio que habría tenido que hacer un postulador en un modo más completo si la Causa se hubiese abierto.

-¿En qué etapa está? ¿Ha entregado ya su dossier al obispo? ¿Qué sigue?
-Mi trabajo progresa con lentitud. Esta es apenas una de mis varias responsabilidades así que tomará algún tiempo. Espero tener algo listo para mi obispo tal vez para el fin del año próximo o a comienzos del 2018. Entonces dependerá del obispo tomar una decisión sobre si debe o no abrirse formalmente la Causa. Incluso si no lo hace espero haber hecho un buen trabajo para que haya abundante material en los archivos diocesanos para ser retomados otra vez en el futuro.

-¿De dónde provienen los apoyos para la Causa? ¿Hay apoyos o testimonios de la Argentina?
-Hay Sociedades Chestertonianas a lo largo de todo el mundo. Pero los principales países donde hay un fuerte apoyo para que se abra la Causa de GKC son Estados Unidos, Canadá y Sudamérica. Y, sí, hay ciertamente muchas personas en la Argentina que ya se han contactado conmigo para enfatizar su apoyo. De hecho, he rastreado el primer pedido para que se abra la Causa de GKC hasta 1994, cuando llegó un pedido de la Sociedad Chestertoniana Argentina al entonces cardenal arzobispo de Westminster, Basil Hume. Más recientemente, la Sociedad Chestertoniana Argentina ha preparado y publicado dos oraciones que están en uso y que cuentan con aprobación eclesiástica local. Creo que esa aprobación, de hecho, fue otorgada por el cardenal Bergoglio justo antes de abandonar Argentina para convertirse en Papa.

-Sé que usted tiene una particular devoción por Chesterton. ¿Qué lo llevó a sentir de ese modo?
-Comencé a leer a Chesterton cuando fui párroco en su pueblo. Lo que me impactó fue su claridad y su caridad, y cómo combina un enorme intelecto con una profunda humildad. Pero cuando estaba leyéndolo no fueron sólo sus ideas o argumentos los que me impresionaron. Pude sentir su presencia. Así que, casi inmediatamente, comencé a rezarle, para que me ayude a entender lo que estaba leyendo, y también para ayudarme a ver las cosas como él las ve. Sentí como si estuviera leyendo con su mirada sobre mi hombro. Ciertamente sentí su influencia en mi vida no solo en un plano intelectual sino, por ejemplo, profundizando mi sensación de asombro y gratitud, que eran dos de sus grandes atributos.

-¿Es difícil de rastrear evidencias sobre sus virtudes heroicas? ¿Hay alguna prueba de que él haya sido la causa de varias conversiones?
-Una de las primeras tareas, si la Causa se abriera, será para el postulador intentar probar sus virtudes heroicas. Esa tarea se hace más difícil porque no hay nadie vivo que lo haya conocido. Así que requerirá reunir muchas fuentes secundarias. Ese será un gran desafío. Pero creo que puede hacerse. Yo empezaría por su heroica humildad que impidió que su gigante inteligencia se volviera arrogante. Sí, recibo cartas de muchas personas alrededor del mundo que han atribuido su conversión a la fe católica tras leer a Chesterton. En particular siempre citan la influencia de su libro Ortodoxia. Alguien en Estados Unidos está compilando incluso una lista creciente de personas que dicen que ahora son católicas por el rol clave que tuvo Chesterton en sus vidas. Pero una cosa es que las personas digan que admiran a Chesterton y han visto su conducta y su fe influida intelectualmente por él, y otra cosa es sentir que él ha estado de alguna manera junto a ellos en sus travesías hacia la fe como una suerte de hermano mayor, con quien pueden ir y disfrutar una relación vívida. Esto es lo que estoy buscando. Si alguien tiene testimonios para compartir conmigo estaría muy agradecido que se comunicaran a la dirección chesterton@oscott.org.

ADB

 

4 Comments

  1. “El primer pedido para que se abra la causa surgió desde la Argentina en 1994.”

    ¿Están seguros? Si mi memoria no me falla, el pedido argentino fue en los ’80. Recuerdo que Papá había recortado la nota que salió en *Clarín*.

  2. Otra cosa, perdón.

    En el sermón/panegírico de Mons. Knox en sus funerales, no habla literalmente de santidad pero lo da a entender. Si pueden tolerar mi traducción, pueden leer ese precioso texto de Knox aquí: https://www.academia.edu/26157418/Paneg%C3%ADrico_de_Mons._Ronald_Knox_sobre_G._K._Chesterton

  3. Me había alejado de la Iglesia al principio de mi tormentosa adolescencia, y una noche fría de Invierno, encontré tirado en la vereda, frente a la plaza Primera Junta en Buenos Aires, una edición popular de “El hombre que fue Jueves” editado por el matutino porteño Cronica; la lectura del libro me apasiono e hizo muy bien al alma, con el paso de los años, tuve la Gracia de recuperar la fe y considero que esa “casualidad” fue el principio de mi penoso pero luminoso regreso a la Casa del Padre.

    Es mi pequeño y humilde testimonio.

    Dios y la Virgen los bendigan

  4. Chesterton esta en honor a la tele en Argentina con la serie del Padre Brown ….. canal Film & Art

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *