Es mentira la verdad: acerca del “caso Maldonado”

Hace casi un mes publicábamos aquí un resumen del tema.

Para quienes tengan la dicha de vivir ajenos a esta paranoia nacional, vaya este resumen:

A principios de agosto del corriente año, luego de una refriega con unos militantes anarquistas y pseudo-mapuches de izquierda, un joven hippie y tatuador, de nombre Santiago Maldonado, desapareció sin dejar rastros a la orilla del río Chubut, en el sur argentino.

Todos acusaron enseguida a las fuerzas de seguridad –los “fachos” de siempre, claro. Que “desaparición forzada de persona”, que “asesinato”, que “secuestro”, etc., etc.

Porque los milicos, como todos sabemos, son siempre malos.

Y comenzaron los rastrillajes para hallar el cuerpo, sin saber siquiera con certeza si el joven había estado allí. Dos jueces, dos meses y una enorme propaganda mediática, parecían no dejar lugar a dudas: había sido la derecha.

Si hasta las mismas fuerzas del orden, para poder rastrillar la zona, debieron pedir “autorización” a los pseudo-mapuches para recorrer –desarmados, claro- los pseudo lugares sagrados. Lo contrario era ¡violar los “derechos de los pueblos originarios”! Porque la ideología no se queda en los libros de historia…

Todo era incierto; no había rastros, pero habían sido los milicos.

– “¡Justicia por Maldonado!”.

Pero, como poderoso caballero es Don Dinero, un pobre pseudo-indiecito, ávido de algo más que de espejitos de colores, decidió contar -en un perfecto español cervantino, claro- dónde estaba el cuerpo, cobrando así la jugosa recompensa que ofrecía el gobierno nacional.

Y así la verdad salió a flote; o, mejor dicho, el pobre muchacho quien, luego de participar de un enfrentamiento con las fuerzas del orden, habría muerto ahogado por falta de pericia revolucionaria.

Pero ya a nadie importa el dolor de su familia; hay que hacer uso de su caso.

Porque en el mundo de hoy nos defecamos en la verdad. Por eso:

– No importa que la autopsia del muchacho -cual si fuera otro San Martín, realizada por especialistas eximios- declare ahora que el difunto no presentaba heridas ni signos de violencia.

– No importa que los mapuches hubiesen sabido desde el principio dónde estaba el cuerpo sin permitir inspeccionar la zona.

– No importa que la izquierda haya usado del pobre cadáver como un rehén post-mortem con fines electorales.

– No importa ni siquiera lo verosímil (la apariencia de verdad), porque el mundo moderno reniega de la verdad:

¡Fueron los milicos!

– ¡Fueron los fachos!

– ¡Fueron los genocidas españoles!

– “¡¡¡Justicia por Maldonado!!!”.

Es que el ideólogo es como el fariseo: tiene oídos y no oye; tiene ojos y no ve. Compra un sombrero pequeño y, en vez de agrandarlo, reduce su cabeza, como los jíbaros.

Por eso tiene poco seso.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi

PS: quizás sirva este artículo muy documentado: https://www.infobae.com/opinion/2017/10/22/quienes-y-como-utilizaron-politicamente-la-muerte-de-maldonado/


 

PARA SUSCRIPCIÓN A LOS POSTS VÍA WHATSAPP, seguir estas indicaciones:

  1. Añadir a la agenda de contactos de su teléfono este número tal como está: 005491135809554 o bien +5491135809554 (pueden agendarlo como “Que no te la cuenten” o como deseen).
  2. Una vez agregado, enviar un mensaje vía Whatsapp con la palabra “ALTA” (es imprescindible enviar un primer mensaje para poder ser agregado a la lista).

Ya está. A partir del próximo post comenzarán a recibir automáticamente las nuevas entradas en sus teléfonos.

5 Comments

  1. Sí, Padre, coincido en su apreciación, y también en el hartazgo. Es triste ver que todo se tergiversa y el daño que eso provoca. Gracias por sus escritos. Saludos.

  2. Excelente!!!!!!

  3. Primeramente mi respeto hacia el fallecido y su dolida familia.
    Me quedan dudas de quien es y a qué o quien responde esa persona que dio el aviso sobre la localización del cadáver.
    Qué fascinante mi infancia: todo era simplemente como aparecía.
    Gracias por su aporte, padre Javier.

  4. luis alvarez primo

    Excelente Padre Javier. La mentira y la manipulación son esenciales al sistema.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *