El caso Galileo (I)

”Mi corazón no es ambicioso, ni mis ojos altaneros;

no pretendo grandezas que superan mi capacidad”

Salmo 130

 

En la universidad, en un profesorado cualquiera e incluso en un colegio católico es difícil no haber oído jamás el nombre de Galileo Galilei, sin asociarlo a las palabras “intolerancia”, “persecución” o “caza de brujas”.

santa_inquisicionSegún narra el famoso periodista italiano Vittorio Messori, a mediados de la década del ‘90, una encuesta realizada entre los estudiantes de ciencias de todos los países de la Comunidad Europea, marcaba que casi el 30 % de ellos tenía el convencimiento de que Galileo había sido quemado vivo en la hoguera por la Iglesia mientras que casi todos (el 97 %) estaban convencidos de que había sido sometido a torturas por sostener que la tierra se movía sobre su eje[1].

Símbolo de la “lucha incansable contra la intolerancia religiosa”, Galileo habría sido, en boca de muchos, un hombre que no se doblegó contra la “cerrazón y el absolutismo de la Iglesia, que dominaba las esferas del poder renacentista…”.

¿Es esto lo que ud. piensa? Vayamos por parte.

Para hablar de Galileo es necesario que nos remontemos al siglo XVI, pleno renacimiento italiano donde la ciencia y las artes se encontraban en ebullición; todo era nuevo y todo era un “renacer” desde las “tinieblas del Medioevo”, dando paso a “lo nuevo”; el mundo giraba y parecía avanzar en todos los ámbitos: el descubrimiento de América, la imprenta y los nuevos grandes inventos, sumados a una concepción “antropocéntrica” de la historia, hacían de Europa (y especialmente de Italia) un hervidero intelectual y artístico; el hombre había progresado y parecía haber llegado a la remota “edad dorada” de los antiguos (baste para ello ver la pintura y esculturas renacentistas para darse una idea).

GalileoEl campo de la astronomía no se quedaba atrás: la evolución de las teorías astronómicas había proporcionado una nueva mirada del mundo. Como sabemos, desde antiguo al hombre le interesó escudriñar las estrellas; veían nuestros ancestros –como ahora nosotros– el movimiento de los astros a través del firmamento y gracias a esa mirada atenta, todo parecía indicar que la Tierra estaba absolutamente quieta y que los planetas giraban en derredor suyo (geocentrismo). Sin embargo, ya en el siglo III A.C., Aristarcos de Samos, último alumno de Pitágoras, había propuesto, a grandes rasgos, el sistema heliocéntrico, es decir, que la tierra, girando alrededor de su eje, lo hacía a su vez alrededor del sol, dando origen al cambio de tiempos y estaciones. No obstante el planteo del pitagórico, su concepción no lograba imponerse por falta de pruebas contundentes; las sensaciones hacían (y hacen) que uno “viese” al sol moverse (y no a la tierra).

Como si fuera poco, en el siglo II de nuestra era, el gran Ptolomeo de Alejandría había establecido firmemente la teoría geocéntrica con toda su autoridad; teoría que habría de permanecer casi sin variaciones hasta el siglo XVII.

La revolución copernicana

Pero la ciencia no parecía estar conforme y seguía buscando una explicación, fue así que, más de mil años después de Ptolomeo, Nicolás Copérnico, sacerdote y científico polaco (1473-1543) fue requerido en 1514 por el concilio de Letrán para que aconsejara sobre la posibilidad de una reforma en el calendario. A raíz de sus investigaciones, el científico polaco declaró que la duración del año y los meses y el movimiento del sol y la luna, aun no eran suficientemente conocidos para intentar una reforma del estilo. El incidente, sin embargo, lo impulsó a hacer observaciones más exactas que, finalmente, sirvieron de base para completar el calendario gregoriano.

copernicusEl fruto de dichas investigaciones fue publicado bajo el título de “Sobre los Giros de los Cuerpos Celestes”, testimonio de sus incansables observaciones de los astros, donde postulaba la hipótesis[2] de que era el sol el que estaba quieto y de que todos los planetas, inclusive la tierra giraban en torno a él.

La ciencia frente al protestantismo

Pero eran tiempos difíciles para Europa y Copérnico, a pesar de haber trabajado en ello durante décadas, no se animaba a publicar el reciente descubrimiento por temor a ser ridiculizado y perseguido por los protestantes, quienes tomaban dichas posturas como contrarias a la Biblia. ¿Por qué contra la Biblia? Sucede que un pasaje del Antiguo Testamento parecía ir en contra de dicha hipótesis.

Se trata del libro de Josué donde se lee que “el sol se detuvo” para poder dar la victoria al pueblo escogido; este es el pasaje:

“Entonces habló Josué al Señor, el día que el Señor entregó al amorreo en manos de los israelitas, a los ojos de Israel y dijo: ‘Deténte, sol, en Gabaón, y tú, luna, en el valle de Ayyalón’. Y el sol se detuvo y la luna se paró hasta que el pueblo se vengó de sus enemigos. ¿No está esto escrito en el libro del Justo? El sol se paró en medio del cielo y no tuvo prisa en ponerse como un día entero”[3].

Como decíamos, eran épocas difíciles para contradecir a la Biblia, especialmente en un ambiente protestante. Los protestantes, con su “sola Scriptura” (única fuente de la revelación para los protestantes) y habiendo eliminado la Tradición de la Iglesia, decían que no podía “razonarse” sobre el tema (la “prostituta” llamaba Lutero a la inteligencia humana). Es decir, de la famosa “libre interpretación” solo quedaban las palabras.

Copérnico era científico pero no era idiota y temía a la inquisición protestante que ya varios se había llevado por “contradecir” el pensamiento único de los “reformados”. Además, ya habían llovido condenas sobre sus trabajos; en un texto luterano de la época se lee: “la gente le presta oídos a un astrónomo improvisado que trata de demostrar de cualquier modo que no gira el cielo sino la Tierra. Para ostentar inteligencia, basta con inventar algo y darlo por cierto. Este Copérnico en su locura, quiere desmontar principios nuevos y antiguos de la astronomía”. Y el mismo Lutero decía que “se colocaría fuera del cristianismo quien afirmara que la tierra tiene más de seis mil años”; Mélaton, su seguidor en la “nueva iglesia” agregaba: “no toleraremos semejante fantasía”.

Tenía razón Copérnico para callar… sin embargo, como la verdad es amarga y hay que echarla de la boca, en vez de entregarla a la imprenta comenzó a transmitirla humildemente de boca en boca entre sus alumnos más cercanos hasta que fue publicado recién después de su muerte y divulgado solo algunos años después cuando, Alberto Widmanstadt, lo usó frente al Papa Clemente VII para explicar la nueva hipótesis; al oír el Papa el planteo del extinto Copérnico, recompensó a su portavoz con un códice griego que se encuentra en la biblioteca estatal de Münich, Alemania.

Finalmente las ideas de Copérnico verían la luz como obra póstuma y a expensas de la Iglesia.

continuará…

[1] Cfr. Vittorio Messori, Las leyendas negras de la Iglesia, Emecé, Buenos Aires; Víctor Chéquer, Galileo el “perseguido”, o la Iglesia contra el conocimiento científico, publicado en Panorama Católico Internacional, 10 de noviembre de 2006, Volumen 2, Nº 7.

[2] En el ámbito científico, la hipótesis se distingue de la tesis; mientras que la primera es algo que desea comprobarse, la segunda es algo ya comprobado.

[3]Jos 10,12-13.

3 Comments

  1. Se dice de la Biblia que es “inerrable” (que no puede errar), lo cual cuando habla de un aspecto físico natural cosmológico no puede caer en un error de descripción. Se entiende según la Biblia que es el Cosmos el que gira y la Tierra esta inmóvil. Existe un libro publicado por dos matemáticos católicos, SIN EMBARGO NO SE MUEVE, (se puede comprar por Internet) que demuestra que Galileo andaba equivocado y la Biblia tiene razón. Aunque ahora este tema del Geocentrismo es muy arriesgado académicamente defenderlo, como lo era en tiempos de la Inquisición defender el Heliocentrismo, solo que ahora la “inquisición” no es de La Iglesia, ahora la Inquisición es de La Política que gobierna en las universidades y en las cátedras científicas.

    • Sr. Garrell:

      Indudablemente el tema del resurgimiento del geocentrismo apoyado en argumentos físicos y matemáticos es de gran interés, y pienso que sería interesante debatirlo en los comentarios. He leído algunos artículos sobre el tema y me parece muy interesante, aunque por haberme formado en letras y no en ciencias no me considero capacitado para opinar en un sentido o en otro. No obstante, propongo dejar que el padre Ravasi termine primero la serie de artículos sobre el caso Galileo, ya que de lo que se trata es de hacer apologética contra los que continuamente están acusando a la Iglesia y a la religión (y más a la católica) de retrógrada, supersticiosa y contraria a las ciencias (cuando en realidad ha sido la mayor impulsora de la ciencia, la cultura y la educación). Muchísima gente sigue creyendo que la Inquisición mató a Galileo (cuando murió de viejo en su casa, es decir, un palacio, y la Inquisición nunca mató a nadie), e ignora entre otras cosas que en la inquisitorial España del siglo XVI se enseñaban indistintamente en la universidad el modelo geocéntrico y el heliocéntrico), o que las teorías de Galileo no fueron sino la culminación de una senda que ya habían emprendido desde hacía más de dos siglos Nicolás de Oresme (obispo), Nicolás de Cusa (cardenal) y Copérnico (canónigo). Aquella célebre frase de Bernardo de Chartres popularizada por Newton: enanos a hombros de gigantes. Creo que lo que el P. Ravasi se propone es dejar primero en claro la verdad en cuanto a que la Iglesia no está contra la ciencia y que Galileo fue condenado por la mala actitud que demostró y no por hereje. Después, si al padre le parece bien, me encantaría que una vez defendido el buen nombre de la Iglesia se complementara con el estudio del tema del geocentrismo.

  2. Excelente como siempre, padre Olivera

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *