Carta en apoyo de Mons. Aguer

A veces los pastores dejan solos a sus ovejas y a veces las ovejas dejan solos a sus pastores.

Hace unos días Mons. Aguer, arzobispo de La Plata (Argentina) publicó un valiente artículo sobre “la fornicación” que ha causado revuelo tanto en propios como en ajenos, aunque no decía ni más ni menos que lo que el Catecismo dice.

Ayer, unos laicos deseosos de hacerle llegar su cercanía y agradecimiento, han escrito esta carta abierta que ahora reproduzco para,

que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi

 


“Porque Juan le decía a Herodes: No te es lícito tener la mujer de tu hermano” (Mc 6, 18)

Santa Fe de la Vera Cruz, 29 de Agosto de 2016

Conmemoración del martirio de San Juan Bautista

S. E. R. Mons. Héctor Aguer:

Sr. Arzobispo, lejos de nosotros está la posibilidad de retribuirle con gratitud suficiente el enorme bien que nos ha propinado V.E. en estos últimos días, a raíz de sus valientes y lúcidas declaraciones que cualquier católico ha de reconocer como enseñanza, predicación y testimonio de la única Verdad que debe ser dicha, como el Apóstol dice: “a tiempo y a destiempo”, sin fingimientos ni respetos humanos porque –como es sabido- vendrá el tiempo en que no soportarán la sana doctrina, antes bien con prurito de oír se amontonarán maestros con arreglo a sus concupiscencias. (II Tim. 4,3).

Como laicos católicos miembros de la única Iglesia que milita bajo la bandera de Cristo esperando la consumación definitiva y la recapitulación de todas las cosas a sus Pies Sagrados, nos sentimos en el deber de celebrar sus palabras vertidas en el diario El Día, y de rendirle nuestro más decidido apoyo y adhesión; porque el que es de la Verdad escucha Su voz. Necesitamos Verdad. Estamos ávidos de Verdad. En una Patria que cobardemente le da la espalda al Verbo nos sentimos obligados por caridad a brindar una muestra de respeto y fidelidad a todos aquellos Pastores que como tantos otros no especulan con cuidados secundarios ni falsas prudencias a la hora de gritar y denunciar la corrupción y el pecado que tanto daño y tantos males está acarreando a nuestra castigada Argentina.

No es para menos que, en esta Patria infectada de corrupción, sinvergüenzas salteadores, y maleducados de toda laya se confabulen como necios en contra de la sensatez más redonda, cayendo en las más falaces incongruencias y desvaríos ideológicos. No es ninguna novedad; así han tratado siempre a los hijos de la luz.

Ahora, los sicofantes del régimen libertario salen a cortar cabezas cuando les toca recibir factura a sus más cochinos excesos. Los panegiristas del ningún tiempo fue mejor que ahora se contagiaron del vetusto y nunca empolvado virus herodiano y fueron a pedir la cabeza de aquel que podía incomodarlos y que era capaz de destapar la putrefacción de sus cocoliches orgiásticos. Saturados de libaciones pusieron sus propios e intangibles principios por debajo de sus pantalones y cuando la musa que los convidaba con bailes sensuales les pidió un deseo no dudaron en pedir a gritos que les trajeran en bandeja la testa peligrosa y molesta del que anuncia a gritos la llegada del Reino y su justicia.

¿Dónde está la novedad? El bautista pagó hace más de veinte siglos con su vida lo que había testimoniado con su palabra. El Precursor de Cristo rindió anticipadamente el más elegante testimonio convirtiéndose en Mártir Prematuro por decirle al mundo que la sensualidad irracional es viciosa y animalesca.

Y se confabulan los necios en contra de la verdad más redonda amenazando con aplastarla bajo el peso de una ley jocosamente vigente; como si pudieran así amordazar al único varón que, de entre los suyos, se nota que tiene los cojones controlados por la cabeza –y bien debajo de ella-, y la palabra señera puesta muy por encima de diplomacias inoportunas frente a lo “políticamente correcto”; triste y bochornosamente frecuente en esta tierra argentina que está dispuesta a dilapidar a sus ciudadanos cuando estos dan muestra de tener un mínimo de lucidez para oponerse a lo que el poder de turno opina que debe ser opinado más allá de lo que la estúpida e incongruente ideología impone siendo pasto para los más bochornosos totalitarismos de los que proclaman la Libertad. Esa es la “tolerancia” de los intolerantes.

Esta carta que no intenta ser más que un manifiesto de apoyo y adhesión a sus dichos públicos, no tendría razón de ser si no fuera que, detrás de aquellos, reconocemos la voz siempre viva de la Verdadera Iglesia; detrás de sus palabras reconocemos al Único Verbo capaz de incendiar el mundo. Y es obvio que no está solo usted. No está de más decirlo. Junto a Vd. está la Iglesia de siempre. La Triunfante, con la multitud de santos entre confesores y mártires; la Purgante, que aguarda como nosotros la consumación de las promesas y espera al Rey en cuya expectante agonía completa lo que falta a la pasión de Cristo; y está la Militante y Peregrina que, –aunque en gran parte agazapada por el miedo-, se consume de ansiedad por ver al Rey tomar posesión de lo que le pertenece y le fuera usurpado miserablemente.

Usted no está solo Monseñor y lo sabe. Somos muchos los hijos de la Iglesia que, fieles a la Verdad y amantes de la Tradición, queremos una Patria verdaderamente libre de la corrupción moral; y esperamos reconquistarla para Cristo borrando de su nombre el odio fratricida y la dialéctica miserable que a esta altura del siglo XX ya pinta gris sobre gris y está reclamando una Reconquista.

Y no nos acobardaremos porque servimos a la Verdad. Somos la estirpe de la sangre redentora que nunca dejó de caer en tierra sin dar fruto. Somos la vieja estirpe de los insatisfechos que gritan al mundo lo que el mundo no quiere oír y damos fe y testimonio de que “sólo vale la pena vivir por aquello por lo que vale la pena morir”. Ha de saber el mundo que esta Verdad es la que triunfa.

Esperamos al Rey. Por más que Herodes, sumergido en su cobardía, pague con creses el tributo al vicio que lo mantiene atontado, la Verdad habrá que gritarle, porque si no gritarán las piedras.

Aunque, como el Bautista, no seamos más que una voz que grita en el desierto. No callaremos decirle al mundo: “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.”

 

Centro de Estudios Universitarios Pbro. Leonardo Castellani

9 Comments

  1. Señor, ven pronto!

    ¡VIVA CRISTO REY!

  2. Acá va una carta de lectores que Aguer mandó hoy a la Nación:

    *Obligación de pastor*

    Apelo al culto que desde siempre La Nacion tributa a la libertad de expresión para enviar esta carta sobre la nota que me concierne publicada el domingo 28. La bulla tuvo origen en mi artículo “La fornicación” publicado el 23 en El Día, de La Plata. El género de ese escrito podría definirse “crítica de las costumbres”; se me ocurrió porque leo la sección Espectáculos del cotidiano platense y porque en el suplemento deportivo de La Nacion encontré que el Ministerio de Salud brasileño había enviado 450.000 preservativos a la Villa Olímpica. Parece que fueron usados; acabo de enterarme de que al concluir los Juegos los baños estaban taponados por la cantidad de condones arrojados en ellos. Los periodistas que me entrevistaron en los últimos días no parecían haber leído mi artículo; sus preguntas iban dirigidas a que yo les diera la razón; después ellos quedaban con el micrófono y podían criticar o burlarse a voluntad. Jamás dije, como aparece en la nota de La Nacion, que “la masturbación es animaloide”; más aún nunca mencioné esta conducta. Cité un pasaje de Aristóteles, donde el filósofo sostiene que el desenfreno (alokasía en griego) “se da en nosotros no en cuanto somos hombres, sino en cuanto animales”. La ligereza de algunos periodistas me parece un peligro.

    He recibido varios cientos de mensajes de adhesión; todos dicen: “por fin alguien habla”. No me extraña el intento de oponer mi estilo pastoral al del papa Francisco. El año pasado un periódico de fin de semana me calificó de “enemigo histórico suyo”. Sé muy bien quién es el Sumo Pontífice y el amor y obediencia que le debo. En cuanto al estilo, ¿por qué olvidan la frecuente dureza de sus pronunciamientos? No son todo caricias. Si alguien curioseó en mi abundante obra escrita, habrá notado que no soy un obsesionado por las cuestiones sexuales. Pero estoy seguro de que el Señor conoce nuestras conciencias y nos juzgará según nuestras obras; también tendrá en cuenta el sexto mandamiento.

    Como pastor de la Iglesia debo advertir sobre la presión negativa que ejerce la cultura vigente, en especial sobre los jóvenes. No pretendo compararme con San Pablo, pero lean, por ejemplo, su Primera Carta a los Corintios.

    Héctor Aguer

    Arzobispo de La Plata

    DNI 4.415.937

  3. Quiera Dios concedernos mas obispos portavoces de la Verdad. Si en vez de a la asistencia social se dedicaran a servir a Dios nuestra Patria creceria en Gracia. Doy gracias a Nuestro Señor x este ejemplo. Y espero que sepamos defender a este ejemplar pastor. No lo dejemos solo.

  4. Impecable carta de apoyo. Adhiero a todas y cada una de las palabras. No está solo Monseñor y gracias por sus predicas

  5. Bravo pour le Courage dans la Foi sous le Seul Etendard de Notre Seigneur Roy de L’Univers

  6. Bernardita Aubone

    Gracias Monseñor! Ojalá yo tuviera la valentía suya! Me encuentro cursando la carrera para ser maestra y no se imagina las atrocidades que tengo que escuchar todos los santos días contra nuestro Señor y su Santa Iglesia.

  7. María Luisa Zapiola

    Estoy en todo de acuerdo con lo expresado por monseñor Aguer. Es lo que dice nuestra doctrina. Pero estoy en desacuerdo en la forma en que lo dijo usando un lenguaje que a mí por lo menos me chocó y me pareció rayano en lo grosero. Pienso en las consecuencias de haberlo expresado de esa manera y no se si me equivoco en creer que es negativo. Creo que el mensaje de Cristo hay que transmitirlo de otra forma para que lo entiendan y acepten los que piensan distinto.. Lo ven a Jesús hablando así,? Me parece que fue desafortunado y que fue una oportunidad desperdiciada. Ahora hay que remontar este error y empezar de nuevo.

    • El importante , es que compartamos la opinión de Mons . Aguer …..Cuanto a la forma de decirla , podemos disentir ……Pero en este caso , cuando tenemos en frente unos ” brutos ignorantes ” , creo que está bien usar un lenguaje que ( a lo mejor ) pueden entender …..

  8. Monseñor! Medio se me pone la piel de gallina al escuchar a un verdadero Pastor, como lo hizo Juan el Bautista, sin traicionar a la verdad!!!
    No esta solo! Vamos a orar por usted para que nunca calle y por su salud.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *