Misa tridentina en la Basílica de Luján, Argentina (21 de Agosto de 2017)

Queridos fieles e infieles:

Como habíamos anunciado hace un tiempo, aquí y aquí, entre el 19 y el 21 de Agosto se dará nuevamente la Peregrinación a Luján de “Nuestra Señora de la Cristiandad”. Hasta el momento hay más de 600 personas inscriptas y se esperan aún más, entre jóvenes, niños y adultos.

Como en Argentina el lunes 21 de Agosto es feriado, nos atrevemos a invitarlos a la Misa solemne que presidirá Mons. Baseotto en la Basílica de Luján según la “forma extraordinaria”, con un coro polifónico precioso y una liturgia digna de verse.

La invitación es para todos: tanto para católicos practicantes como para aquellos que quizás se encuentren más alejados de la práctica sacramental e incluso para los simplemente curiosos: porque la belleza también convierte.

Poder participar de la Santa Misa en la Basílica Mayor de la Argentina, según la forma litúrgica para la cual se concibió, no es un privilegio que se tiene todos los días.

A las 14.30 hs. nos congregaremos en la plaza central para la procesión solemne. La Santa Misa comenzará puntual: a las 15.00 hs.

Espero que puedan aprovecharlo. Nosotros allí estaremos

P. Javier Olivera Ravasi


PARA SUSCRIPCIÓN A LOS POSTS VÍA WHATSAPP, seguir estas indicaciones:

  1. Añadir a la agenda de contactos de su teléfono este número tal como está: 005491135809554 o bien +5491135809554 (pueden agendarlo como “Que no te la cuenten” o como deseen).
  2. Una vez agregado, enviar un mensaje vía Whatsapp con la palabra “ALTA” (es imprescindible enviar un primer mensaje para poder ser agregado a la lista).

Ya está. A partir del próximo post comenzarán a recibir automáticamente las nuevas entradas en sus teléfonos

 

4 Comments

  1. Padre, alguna recomendacion de como prepararse(seguir mejor) a dicha misa ? Jamas asisti a una, talvez algun misal en particular u otra cuestion? Gracias.

  2. Sí, un misalito. Pero para más grande provecho se puede agregar unas cositas que seguro están dichas en las homilías que aún no escuché. Hablo con mi corta experiencia (hace poco redescubrí la Misa en la forma extraordinaria en la ciudad donde vivo (Curitiba – Brasil)).

    Prepararse para la Misa del día con antelación, buscándola en el Misal, marcando las páginas, leyendo (rezando) previamente las oraciones y lecturas, degustandolas, meditándolas si posible;
    Darse cuenta delante de Quien estamos;
    Tener en cuenta los fines de la Santa Misa;
    Desprenderse de conceptos de “participación” como se suele entender en la nueva liturgia;
    No se fastidiar si ni siempre (o casi nunca) consigue acompañar los demás en las respuestas y oraciones comunes – en eses casos, hacerlo de mente y corazón (con la gracia, llegará el tiempo en que también se sumará con la voz a la oración de los demás);
    Si hay coro, acompañarlo si sabe un poquito de canto y si le gusta; pero es precioso simplemente gozar del canto y aprovecharlo como facilitador de la contemplación. Si no hay coro ni canto, hacerlo lo mismo con el silencio.
    Redescubrir el magnífico rol del sacerdote (Heb 5, 1-3);
    Gozar de la comunión de los santos: unirse a la oración del sacerdote y de toda la Iglesia, acompañando las oraciones del Misal y masticándolas, o simplemente contemplando cada misterio que se celebra a su momento.
    Si se está preparado, comulgar sacramentalmente.
    (Como debería serlo siempre!)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *